hace 6 meses

Cómo ayudo a mi hijo(a) con dislexia

Pedagogía

La dislexia es un trastorno del aprendizaje caracterizado, entre otras cosas, por dificultades de decodificación del lenguaje escrito, afectando así a la lectura y la escritura. Es una condición permanente de origen neurológico no relacionada con una falta de capacidad intelectual, cuya gravedad puede variar de una persona a otra, o incluso en la misma persona a lo largo del tiempo. Afecta al 10% de la población (según la Asociación Europea de la Dislexia), y es importante recalcar que no es una barrera para el éxito: lo corroboran algunos famosos que la padecieron, como el fundador de Apple, Steve Jobs, o el cantautor español Pau Donés.

¿Qué hago si sospecho que mi hijo/a tiene dislexia?

Algunas banderas rojas que nos pueden indicar que nuestro(a) hijo(a) tiene dislexia son, en niños más pequeños, el factor hereditario, dificultades para aprender el abecedario o para memorizar rimas y canciones; y a partir de los 5-6 años, dificultad para separar una palabra en sílabas, dificultades para identificar el primer sonido de una palabra, o errores frecuentes de lectura y escritura, como sustituciones u omisiones de letras o de palabras, escritura o lectura de letras en espejo (b/d, p/q) y falta de comprensión lectora. A menudo, el rendimiento en matemáticas también puede estar afectado.

Lo primero que debemos hacer ante la sospecha de dislexia es hablar con el autor(a) de nuestro hijo(a), para comprobar si estas dificultades simplemente son propias del aprendizaje de la lectoescritura. Si no fuera así, lo indicado es obtener un asesoramiento profesional, para obtener un diagnóstico y la ayuda necesaria, ya que cuanto antes comience la intervención, más le podrá ayudar.

Anterior